Categorías
SAT

El RFC, un código único para cada contribuyente

Como método para llevar registro de todas las declaraciones de impuestos y acciones fiscales que se realizan a diario en México, se estableció el Registro Federal de Contribuyentes, un sistema donde las personas físicas y morales emplean un código que los identifica ante el Servicio de Administración Tributaria para cumplir con sus obligaciones.

Dicho código es otorgado como parte de la identidad de la persona o empresa que ejerce actividades económicas en el país, por lo que debe ser único, con la finalidad de identificar fehacientemente que el contribuyente está al día con sus obligaciones y deberes.

Se conforma de una serie de dígitos alfanuméricos, compilando los datos básicos del titular según un orden determinado, y una homoclave otorgada por el SAT. Éste último sirve de herramienta para evitar duplicaciones o mucha similitud entre dos o más códigos.

Para las personas morales, el código en cuestión se conforma por su nombre, los primeros dígitos pueden variar dependiendo de la cantidad de palabras que lo conformen. Los siguientes 6 dígitos representan la fecha de constitución e la empresa, ordenados en año, mes y día. La homoclave se asigna al final, posicionándose en los últimos 3 dígitos.

Por su parte, las personas físicas conforman su código RFC con letras de su primer y segundo apellido para los primeros 3 dígitos, luego de éstos, se utiliza la inicial del primer nombre para el puesto número 4. Le sigue la fecha de nacimiento, la cual se ordena en año, mes y día, utilizando dos dígitos para cada uno. Los últimos 3 dígitos son asignados por el SAT.

¿Por qué es importante que el RFC sea único?

Así como se requiere que cada ciudadano mexicano tenga una identidad propia, por ser un derecho mundial para cada persona, ocurre lo mismo con este código para los contribuyentes. Ante el Servicio de Administración Tributaria, cada persona física, cada socio, integrante, representante y trabajador de una empresa es identificado por su código.

Al momento de declarar ante el SAT, son distintas las obligaciones fiscales que tiene cada contribuyente. Cada uno de ellos debe cumplir con las que le han sido otorgadas, sin confusiones ni retrasos.

Si hubiese dos o más personas con el mismo código, podrían ocurrir irregularidades. Al asignar un código único a cada persona física o moral, utilizan el portal para hacer cumplimiento de las obligaciones que le corresponden de forma eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *